Por protesta en La Pradera los carros de basura quedaron varados en la carretera

Durante 20 años los habitantes de la zona han buscado ser escuchados por las autoridades, pero dicen que no han tenido éxito.

Protesta-en-relleno-sanitario-La-Pradera
/FOTO: JAIME PÉREZ MUNÉVAR.

Habitantes de 22 veredas cercanas al relleno sanitario La Pradera protestaron por el manejo que le están dando al sitio, que recibe los residuos de Medellín y de otros 48 municipios de Antioquia.

Se trata de campesinos de Donmatías, Barbosa y Santo Domingo, quienes decidieron bloquear la vía que conduce al relleno. Su objetivo era ser escuchados por el gobernador de Antioquia, por el alcalde de Medellín, por el gerente de EPM y por la ministra de Medio Ambiente.

También le puede interesar: ¿El terror de los motociclistas en Barbosa? Cayó por el homicidio de uno y por el robo de la moto

Protesta-en-relleno-sanitario-La-Pradera-1
/FOTO: JAIME PÉREZ MUNÉVAR.

Ellos alegan que llevan 2 décadas quejándose de los olores putrefactos, situación que repercute en su salud. También defienden su derecho a tener “un mediambiente sano”.

Por esa razón los campesinos impidieron el paso de los camiones recolectores de basuras hacia el relleno sanitario La Pradera con palos, tierra y llantas.

Ante esta situación Empresas Varias de Medellín (Emvarias) informó que posiblemente habría retrasos en el servicio de aseo por la restricción en la vía.

También le puede interesar: ¡EN VIDEO! “¿Cree que tiene mucho poder, muerta de hambre?”: Pasajera de un vuelo de Rionegro golpeó a azafata porque no la dejó abordar

Sin embargo, sobre las 4:00 de la tarde de este jueves los campesinos decidieron levantar el bloqueo en la vía e informaron que el lunes sostendrán una reunión con Daniel Quintero, alcalde de Medellín, en La Alpujarra.

Entre las exigencias de los campesinos está la restructuración de un estudio sobre el impacto ambiental que le aprobaron a Emvarias y que, ellos consideran, tiene varios vacíos, uno de ellos es que no tiene un estudio epidemiológico. Los manifestantes aseguran que tienen documentadas varias enfermedades, entre ellas, cardiorrespiratorias y dermatológicas.