“Se siente demasiado bien ser parte del cambio, demostrar que sí se puede”

Cierto día, a los 9 años, Leidy Vanessa Ocampo Quintero comenzó a ver una manchita blanca en una de sus piernas. “No sabía qué era, […]

Leidy en sus años de modelo ha podido trabajar con grandes marcas como Adidas, Falabella, Masglo, Vélez, o cantantes como J Balvin, Carlos Vives, Fonsi y Wisin.

Cierto día, a los 9 años, Leidy Vanessa Ocampo Quintero comenzó a ver una manchita blanca en una de sus piernas.

“No sabía qué era, pensé que estaba normal. Luego, mis padres me llevaron al médico y se dieron cuenta de que era vitiligo y, en ese momento dijeron que era hereditario”.

@leidyvanessa22 Es el Instagram de Leidy. Ahí ella comparte momentos de su vida.

Así comienza la historia de Leidy, una modelo a quien su diferencia en la piel la ha hecho destacarse más que cualquiera.

“Para mí, crecer con vitiligo fue muy sencillo, pues mi madre, la persona que uno más ama, lo tiene. Sin embargo, disgustos hay siempre con la gente indiscreta, pero la verdad nunca presto atención a los comentarios y simplemente ignoro todo lo que dicen”, aseguró la licenciada en Educación Preescolar, quien llegó al modelaje por pura intuición.

“Inicié en este mundo por un presentimiento, aunque siempre había existido el gusto por el modelaje. Un día cualquiera vi en Instagram un casting de una marca nacional que admiro mucho y que le tengo mucho aprecio porque fue mi inicio, mandé el casting y sin saber se convirtió en mi futuro”.

Mensaje contundente

Ser la imagen de diferentes marcas le da el poder a Leidy de transmitir una gran reflexión: “confíen en sí mismas, que se amén con profundo sentimiento, nadie más que cada persona construye su propio destino. Somos el reflejo de lo que queremos. Todo lo que somos lo demostramos por eso si tú no te amas nadie más lo hará”, dijo la también madre, quien ha encontrado en su oficio de ser modelo muchos retos.

También le puede interesar: El rescate de los 15 mineros que murieron en Boyacá tomó 46 horas

“Es demasiado gratificante todos los frutos que recojo al vivir algo tan especial cada vez que sale una campaña o un video dando un mensaje al mundo con mi imagen”, agregó.

La también emprendedora, con una tienda de regalos, no recuerda que haya sufrido complejo por tener vitiligo, pero lo que sí recuerda “es que siempre va a existir la persona que te mira y te juzga. Cuando me miró al espejo me siento Amada, me gusta lo que veo y lo que siento me gusta admirarme porque es importante recordarme importante que soy para el mundo.

No deje de leer: ¿En qué va el pico y placa para taxistas en el Valle de Aburrá?

“Se siente demasiado bien al ser parte del cambio, demostrar que sí se puede, que con amor todo se logra, que sí una lo hizo todas lo podemos hacer es mi meta”, finalizó este modelo a seguir.