Por tercera vez, en su larga carrera criminal, le echan guante a Pocho, hoy cabecilla de Pachelly

Un poco más de 4 años le duró la libertad a Francisco Emilio Mazo Pulgarín, alias Pocho, quien en junio de 2016 había regresado a […]

Así lucía Francisco Emilio Mazo Pulgarín, alias Pocho, cuando lo capturaron en enero de 2014. Las autoridades no han revelado imágenes del arresto de ayer. /FOTOS: ARCHIVO.

Un poco más de 4 años le duró la libertad a Francisco Emilio Mazo Pulgarín, alias Pocho, quien en junio de 2016 había regresado a las calles bajo la figura de “libertad condicional”, pero no habría dejado el delito y desde entonces estaría al mando nuevamente de una de las facciones de la banda Pachelly.

A Pocho lo estaban buscando las autoridades porque en su contra había sido expedida una orden de captura por el delito de concierto para delinquir agravado, en calidad de cabecilla, y al parecer decidió esconderse en Bogotá y manejar desde allí los hilos de su estructura criminal.

Mazo Pulgarín fue ubicado y arrestado en la tarde de ayer en una vivienda del norte de la capital colombiana, por funcionarios de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín), de la Policía Nacional. Q’HUBO supo que estaba solo y que le encontraron un documento de identidad falso.

Actualmente Francisco Emilio Mazo Pulgarín sería uno de los máximos cabecillas de Pachelly, banda que está dividida en 2 facciones; la otra es la que dirige Albert Antonio Henao Acevedo, capturado el pasado mes de agosto en El Poblado.

Antecedente: Albert ahora deberá afrontar su proceso penal detrás de las rejas.

Alias Albert.

Pachelly afronta actualmente una cruenta guerra contra otras 2 poderosas bandas de Bello: el Mesa y Niquía-Camacol. De la primera también han ido cayendo sus cabecillas: Vallejo, Piolo, Malacate y su máximo jefe, Luis Rodrigo Rodríguez, apodado el Montañero. Por el lado de Niquía ya está fuera de escenario el que era su gran jefe, Edgar Pérez Hernández, alias el Oso, quien fue detenido en diciembre de 2019 y murió en abril, al parecer, por un infarto, cuando lo iban a trasladar de prisión.

Tercera captura

Como suele ocurrir con muchos de los cabecillas de las bandas delincuenciales que operan en el Valle de Aburrá, Francisco Emilio Mazo Pulgarín, de 46 años, tiene una historia criminal de décadas. Es desmovilizado del bloque Centauros de las Autodefensas Unidas de Colombia, aunque su carrera criminal en la banda bellanita data de principios del Siglo XXI.

En el 2001 Pocho no era jefe de la banda. Por esos días se dedicaba a delitos como tráfico de estupefacientes y hurto. De hecho, fue capturado y sentenciado a una pena inferior a 4 años, por el delito de hurto calificado. En la misma decisión condenaron a Pedro Nelson Bedoya Pinillo, Rafael Humberto Cano Cano y David Alejandro Restrepo Marulanda.

Pero Pocho supo cómo ir ganando poder y fue escalando hasta convertirse en uno de los jefes de segunda línea a principios de la segunda década. Por esos días la banda estaba al mando de Luis Fernando Mejía Saldarriaga, alias Nando o Yogui, detenido en octubre de 2013 y sentenciado a 7 años y 6 meses de prisión.

Pocho, según las autoridades, estaba al mando de una de las facciones de Pachelly junto con su hermano, Alejandro Mazo Pulgarín, alias Titi (foto), quien fue capturado en enero de 2019. A este hombre lo asesinaron a puñaladas el pasado mes de marzo en la cárcel de Cómbita, en Boyacá. Detrás del crimen estaría uno de sus enemigos, alias el Montañero.

Y eso lo puso como un objetivo de alto valor para las autoridades del Valle de Aburrá, que lograron arrestarlo en enero de 2014, por el delito de concierto para delinquir agravado. Tras aceptar cargos, Pocho fue condenado a 4 años de prisión en enero de ese año, pero no pagó toda la pena porque 2 años después ya estaba en “libertad condicional”.

Hoy vuelve a caer en manos de las autoridades, siendo catalogado uno de los máximos jefes de Pachelly, que estaría detrás de la ola de violencia, sangre, balas y muertos que desde febrero de 2019 azota el municipio de Bello. Se espera que este domingo se desarrollen las audiencias preliminares, donde la Fiscalía revelará más detalles de las evidencias que tienen en su contra.