“Me tragó la cocaína, pido perdón”: Sacerdote que se gastaba las limosnas en orgías y droga fue destituido y detenido

¿Recuerda al sacerdote Francesco Spagnesi? Sí, el clérigo perteneciente a la diócesis de la ciudad de Prato, Italia, que indignó a más de uno con […]

Francisco Spagnesi. / FOTO: LA CORRIERE DELLA SERA.

¿Recuerda al sacerdote Francesco Spagnesi? Sí, el clérigo perteneciente a la diócesis de la ciudad de Prato, Italia, que indignó a más de uno con sus particulares destinaciones de las ofrendas económicas de los fieles, gastadas en en drogas y orgías, en las que, según el fiscal del caso, pudo haber contagiado a varias personas de VIH.

Antecedente: Un cura no gastó el dinero de las limosnas como los feligreses esperaban, sino en drogas y orgías

El párroco de la iglesia de la Anunciación se encuentra en arresto domiciliario acusado de tráfico e importación de sustancias estupefacientes. Tras estos hallazgos el obispo de Prato, Giovanni Nerbini, anunció, en declaraciones a la Corriere della Sera, que “procedí a retirar el poder de firma del párroco”, quien fue destituido y este viernes fue detenido.

El clérigo también usaba las drogas en orgías que organizaba por internet y en las que participaban hasta 200 personas.

Según recopila el medio italiano, Spagnesi, de 40 años, entregó a las autoridades a lista de todos los feligreses estafados, al igual que los montos de los dineros gastados para pagarlos lo antes posible, pues piensa vender “todo lo que tiene, incluso su casa de montaña, para devolverle la plata a a los parroquianos. La cocaína lo destruyó”.

Los abogados Costanza Malerba y Federico Febbo. / FOTO: LA CORRIERE DELLA SERA.

Federico Febbo, uno de los abogados defensores del oficiante, comentó que la relación de este con Alessio Regina, un hombre de 39 años, le generó “dependencia de las drogas, era tan fuerte que necesitaba dinero todo el tiempo. Él reconoció que desde que comenzó su relación con Regina había una fuerza interior que no podía resistir”.

Por su parte, el sacerdote dijo entre lágrimas: “Ya no me reconozco, me ha tragado el vórtice de la cocaína. La droga me hizo traicionar a mis feligreses, me hizo decir mentiras, me hizo tomar acciones de las que me avergüenzo. Ahora soy VIH positivo. Les pido perdón a todos”.

Según Spagnesi, “no dije nada porque estaba en tratamiento, estaba tomando medicamentos antirretrovirales y por lo tanto no era contagioso incluso si detuve la terapia durante unos meses

El párroco tendría que pagar hasta 300.000 euros, más de 898 millones de pesos.