El canal de YouTube que prende las alarmas de los padres

MikeCrack es uno de tantos canales de videos presentes en la plataforma YouTube, pero no es uno más. Tiene la particularidad que desde un tiempo […]

MikeCrack es uno de tantos canales de videos presentes en la plataforma YouTube, pero no es uno más. Tiene la particularidad que desde un tiempo para acá está en el ojo del huracán por el contenido que se maneja allí.

En él, su creador cuenta una serie de historias a través de unos dibujos que anima junto a su equipo. Allí se ve cómo un pequeño perro amarillo de ojos diabólicos frecuentemente se enfrena a un personaje malvado, llamado ‘.exe’, y en varios de estos videos se entonan canciones cuyas letras generan alarma entre los padres de familia.

En ellas se encuentran frases como “se fue tu amigo y ahora estás perdido, seguir luchando no tiene sentido”.

Incluso, una cadena de WhatsApp asegura que estos mensajes, el personaje de ‘.exe’ y las situaciones que viven lo que hacen es promover entre los niños depresión y los impulsa a autolastimarse y ser agresivos con otros.

Pero no es una cadena de esas que tienen noticias falsas, no. Hay alarma entre los padres de familia por los mensajes que los pequeños están recibiendo al ver este tipo de contenido.

foto Internet

¿Dibujos promoviendo la violencia?

La terapeuta de familia, Ana Luz Arias, dice frente a los dibujos y en particular sobre esta polémica que es importante conocer el origen y contenidos del programa antes de darle crédito a los mensajes alarmantes.

“Estamos tratando de buscar un culpable para explicar las conductas agresivas o conductas nocivas como lastimarse; en realidad esto se aprende desde la casa, un niño desde que nace hasta los 3 a 5 años recuerda lo que vive. Entonces si ven comportamientos agresivos de los papás que tiran cosas, que golpean, después los niños repiten esos patrones”.

Según cuenta la experta, desde hace varios años la sociedad del mundo ha vivido esto por ejemplo con programas japoneses como ‘Dragon Ball Z’, “si uno se sienta a ver, es una pelea y sangre, pero de fondo enseña temas como el manejo de la ira para superar dificultades… no podemos quitarle a los niños la creatividad y no confiar en ellos”.

¿Quién está detrás de la polémica?

En febrero de 2016, Miguel Bernal, un joven español lanzó su canal de YouTube para hablar sobre videojuegos y otros temas de jóvenes como él, pero al poco tiempo empezó a variar su contenido y a sacar canciones que eran parodias de éxitos, tal como es el caso de la canción ‘Diamantito’, una parodia de ‘Despacito’, de Luis Fonsi.

Posteriormente, empezó a abordar una serie de historias tenebrosas. Ahora los videos de Bernal, que hoy tiene 28 años, están en el foco de la polémica, pues circulan entre los padres mensajes como estos:

“Familia, es muy importante que todos lean: en estos momentos tenemos un proceso de psiquiatría con uno de mis estudiantes (tan solo va a cumplir 7 años) por los videos que ha visto y ha interiorizado, alterando su comportamiento con los demás de una forma violenta, llorando todas las noches y autolesionándose”.

Dicho mensaje dice que el comportamiento de agresión se debe a los mensajes del canal MikeCrack, el cual a través de “canciones y episodios invitan a los niños hacerse daño, a no soñar, a no tener esperanza, a lesionar a los demás y a creer que uno mismo es el peor enemigo”.

No hay que avergonzarse de pedir ayuda

La doctora Arias también señala que es un error que los papás, por susto a estos contenidos, le prohíban a los niños el acceso a la tecnología, más en un mundo que cada vez más maneja la tecnología, eso puede impulsar un mal subdesarrollo.

Por eso ella sugiere a los padres estar atentos de lo que ven sus hijos, de orientarlos y de ser muy responsables en la crianza y en explicarles qué mensaje hay en estas tiras cómicas.

“Un papá que reprime a los hijos de muchas cosas genera un tipo de violencia y un desarrollo de la doble personalidad en donde el niño se comporta frente a los papás como ellos esperan que sea, y cuando ya están en otros ambientes se comportan distinto”, concluye.

Andrés Vera.