EN IMÁGENES: Sebas Murillo, el orgullo del puente de la Madre Laura

Con apenas 12 años, Sebastián Murillo lucha cada día para ser uno de los mejores jugadores del país.

Sebastián Murillo
Sebastián vive debajo del puente de la Madre Laura con su mamá Yarley Bejarano y sus 4 hermanos: Santiago, Miguel, Katherine y Cristian. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.

Ser futbolista y debutar en una liga profesional con un estadio lleno es el sueño de muchos niños en el mundo, pero muy pocos logran llegar a ese objetivo por diferentes situaciones de la vida.

Sin embargo, hay un niño de 12 años, debajo del puente de la Madre Laura, del barrio Moravia, que junto a sus 4 hermanos y su madre, está luchando por jugar a la pelota y sacar a su familia de la pobreza.

Esta es la historia de Sebastián Murillo, un jugador del Club Sueños de Fútbol, que tiene claro que las adversidades, vivir debajo de un puente, el hambre y la pobreza no son excusas para no cumplir las metas.

“Mi sueño es ser futbolista profesional”, le contó Sebas a Q’HUBO. Además, agregó que “mi ídolo es Messi y espero ser como él; mejor dicho, sueño con ser tan grande como él, pero siendo Sebastián Murillo”.

De hecho, este crack es famoso no solo en su puente, sino en el barrio; pues ya le piden fotos y autógrafos porque saben de la joya que tienen como vecino. Cuando lo ven caminar con su uniforme, balón y guayos salen a apoyarlo y hacerle sentir que es parte de esta familia de Moravia.

“Desde los 6 años empezó a jugar con su pelotica en la cancha de Moravia. De hecho, la gente me decía que ‘él es bueno, él es bueno’ y decidí apoyarlo en este sueño”.

Nos dijo su madre, Yarley Bejarano.

Y con solo verle sus ojos y oírla hablar de su hijo da muestra del gran amor y orgullo que siente por él. “Mi hijo es más que un Messi o un Tino Asprilla. Él es muy bueno, tiene mucho talento y será el próximo referente del fútbol profesional colombiano. Me siento muy orgullosa de él”.

Sebastián Murillo con su familia. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.
/ FOTO: CAMILO SUÁREZ.

“Sebas pasa mucha dificultad porque yo no tengo un trabajo digno y hay días en los que no tenemos comida o ropa. Nos toca dormir 2 en un colchón y los otros 3 en otro, porque ni tenemos cama”.

Yarley Bejarano, mamá de Sebastián

La cancha es su escenario perfecto

Q’HUBO tuvo la oportunidad de verlo jugar un rato con sus hermanos y amigos en la cancha de Moravia. Con solo tocar el balón desde el punto blanco, nos deleitó con tremendo gol de penal; sin mentirles, fue ver cobrar a Messi en el Mundial de Catar.

“Sebitas tiene una zurda muy buena”, fue la expresión de su hermano Miguel, tras no poderle tapar el cobro a Sebas.

Todos los días entrena con su club Sueños de Fútbol o con sus hermanos y amigos en la cancha de pavimento del barrio Moravia o en la sintética de Campo Valdés. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.
Todos los días entrena con su club Sueños de Fútbol o con sus hermanos y amigos en la cancha de pavimento del barrio Moravia o en la sintética de Campo Valdés. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.

Y sí señor, créalo. Resulta que en los zonales del Baby Fútbol del Festival de Festivales, fue el goleador de su equipo.

Según nos contó su entrenador Giovanny Valencia, “Sebas normalmente está marcando goles. Por partido puede hacer 1 o 2. En el Baby marcó en todos los partidos que disputamos (7)”.

Así que afirmar que una cancha de fútbol es el lugar perfecto de Sebas no es tan descabellado, es una realidad. De hecho, él lo tiene demasiado claro: “estar en una cancha de fútbol me hace muy feliz. El fútbol es todo para mi”, afirmó.

No hay mal que dure 100 años

12 años serán muy pocos para muchas personas, pero Sebastián confía en que algún día va a cambiar su vida gracias al fútbol y partirá de su casa debajo del puente, así como le pasó a su referente del fútbol colombiano Dorlan Pabón, el hoy jugador de Nacional que salió de su misma comuna (Aranjuez), o a Juan Guillermo Cuadrado.

Sebastián Murillo. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.
/ FOTO: CAMILO SUÁREZ.

Quiero ser futbolista profesional para darle una casa digna a mi mamá, que siempre ha sido un ejemplo de superación, y a mis 4 hermanos” aclaró. Aunque también dejó muy en claro que “no olvidaré a mi gente del puente. Son mi familia y también los ayudaré, así como ellos han estado con nosotros en estos momentos”.

“Yo siempre que voy a la Marte, me imagino un día jugar en el Atanasio como profesional y que me griten ¡Sebas, Sebas! desde las tribunas. Así como le gritan a Messi cuando juega en Europa o con la Selección Argentina”.

Sebastián Murillo, jugador de club Sueños de Fútbol

Sebas: la sensación en Medellín

Este delantero cuenta con la ayuda de sus compañeros y del club, quienes se ilusionan y vibran con el mismo objetivo de este crack.

Giovanni Valencia, dueño del Club Sueños de Fútbol. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.
Giovanni Valencia, dueño del Club Sueños de Fútbol. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.

“Como lo dice el nombre de nuestro club Sueños de Fútbol, soñamos que Sebastián se forme como persona; que tenga un proceso y que haga lo que hicieron en su momento Andrés Felipe Tello, que pertenece a la Juventus y está en el Benevento; Juan Esteban Avalo, que debutó este año en Águilas con Leonel Álvarez; y tal vez el más reconocido por estos días, Juan Felipe Aguirre, la nueva contratación de Nacional, entre otros. Eso queremos en el club con Sebastián, que con humildad, trabajando y con disciplina llegue a lo más alto del fútbol”, agregó el profe Valencia.

No obstante, personas que ni lo conocen, pero saben de su situación y talento, se han puesto la ‘10’ y le ayudan con mercados para él y toda su familia.

Sebastián Murillo. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.
/ FOTO: CAMILO SUÁREZ.

Este 24 de diciembre, Sebastián Murillo, el crack debajo del puente de la Madre Laura nos enseñó a todos que no hay puente que acabe con los sueños y muy seguramente él lo demostrará en las grandes ligas del mundo.

“Él llegó pidiendo una oportunidad como todos los niños que ven en el fútbol una opción de salir adelante”.

Giovanny Valencia, dueño del club Sueños de Fútbol

Vea aquí la historia de Sebastián Murillo

Lea también: Jonathan Marulanda repite en el Poderoso